CaixaBank: sus trabajadores defienden el teletrabajo en la reincorporación

El año pasado Gonzalo Gortazar Rotaeche aseguró que CaixaBank aprobó un plan con el que se cerrarían 850 sucursales en el transcurso de tres años, aunque en medio de la situación actual ha optado por adelantar dicho proceso y de ésta manera finiquitar este mismo año. Para entonces, la entidad contaba a cierre de 2019 con unas 4.400 sucursales, con miras a finalizar dicho ejercicio con 3.600. Ya en el mes de junio se encontraban cerca de tal objetivo, pero las obras se detuvieron y los traslados debido a la pandemia.

 

En tal sentido, la idea del banco se centra en continuar minimizando de forma ordenada la red ya que en la actualidad los clientes son más digitales, y el foco se encuentra puesto en el ahorro de costes aprovechando dicha explosión. Ante ello, señala el consejero delegado Gonzalo Gortázar: “La digitalización necesita menos inversión y coste, este proceso va a seguir”.  Así mismo aclara que “la digitalización facilita mucho, pero se complementa con la oficina, esta es nuestra filosofía”. Mientras ha durado el confinamiento, CaixaBank ha mantenido abierta la red, y durante los peores momentos han estado al 90%. “No hemos decidido cerrar porque no nos hacía falta”, acotó.

 

Pero, en concreto, los representantes de los trabajadores, es decir, la sección sindical de UGT ha solicitado prudencia y además ha defendido el teletrabajo en pleno proceso de reincorporación de la plantilla, que vale señalar, en su mayoría están de vacaciones. Todo eso debido a las medidas de prevención ante el incremento de los rebrotes por coronavirus que se han presentado en España.

Adaptación de acuerdo al territorio

De acuerdo a un comunicado, el banco debe estar sujeto al cumplimento de las medidas que han sido establecidas por el Gobierno, adaptándose a la situación en las que se encuentra cada territorio reforzando las medidas preventivas que permitan la reducción del riesgo de exposición al contagio de la plantilla. Principalmente en esas zonas que en estos momentos se encuentran siendo afectadas por un notable incremento de los rebrotes, así como para los colectivos de riesgo. Así mismo señalan, que “no es admisible” que una de las principales medidas de prevención aconsejable en aquellas entidades donde sea posible su implementación, es decir, el teletrabajo, haya decaído incluso en los casos de colectivos de riesgo “a los que se les está comunicando su reincorporación inmediata” denuncian.

 

De este modo, el sindicato ha solicitado priorizar el trabajo desde casa en esos casos en los que se pueda, pero además recomienda “no bajar la guardia” en el caso de esos trabajadores que sí, o sí tengan que ir físicamente al trabajo.

Respeto al aforo

En tal sentido, UGT se ha enfocado en abogar por el cumplimiento del aforo máximo de la oficina en todo momento. Para ello, la regulación actual señala que están obligados a indicar el límite del mismo en el exterior de la oficina, por lo que, cualquier incremento del aforo establecido debería estar autorizado y justificado. 

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba