La sostenibilidad y el desarrollo vienen dados por una buena gobernanza

No solo desde el hogar o desde las instituciones educativas parte la sostenibilidad, la conservación, el ahorro energético o el pensamiento verde, o bien desde casa al contratar electricidad para el hogar, pues también desde la administración privada o pública se puede lograr. 

En la actualidad el entorno empresarial es complejo y global, por lo que las empresas cuentan con oportunidades en los mercados globales, pero además se enfrentan con desafíos a niveles sin precedentes con el fin de poder manejar las expectativas de sus interesados y superar el escrutinio público de sus valores y de la cultura corporativa con la que se presentan.

En todo ello se encuentran involucrados accionistas, inversionistas, consumidores, acreedores, proveedores, empleados, comunidades afectadas por las actividades de las empresas, y grupos de presión, los cuales se encargan de ejercitar un activismo creciente demandando más transparencia conjuntamente con un comportamiento ético y sostenible de las empresas. Tal situación incluye temas como: la corrupción, el impacto de las actividades corporativas en el medioambiente, la participación de la comunidad, las condiciones de trabajo, las cadenas de suministro sostenibles, la diversidad y otros aspectos ambientales, sociales y de gobernanza corporativa. Los activismos han hecho su fuerte presencia debido a los escándalos corporativos, tras lo cual buscan cuestionar el papel corporativo en la sociedad.

En este punto es donde la gobernanza corporativa comienza a participar en el juego, ya que esta se trata de liderazgo, lo que implica alcanzar las decisiones con una verdadera responsabilidad, transparencia, rendición de cuentas y trato equitativo. Cuando se realizan  prácticas de gobernanza corporativa estas deben reflejar la cultura de la empresa, es decir, se trata del sistema por el cual las empresas son dirigidas y controladas.

Papel de las juntas directivas

Las empresas desarrolladas en la actualidad, no solo deben crear valor para sus accionistas, sino que necesitan construir asociaciones en las que se establezcan beneficios mutuos para compartir el valor con las partes interesadas. Si nos fijamos detenidamente, el mundo se encuentra en constante cambio y de forma rápida, por lo que las juntas corporativas deben comportarse de manera sensible a las demandas que solicita la sociedad con el fin de que su empresa logre su prosperidad. 

Ante tal escenario, las juntas directivas tiene como función considerar una amplia y diversa gama de partes interesadas, donde sus intereses y demandas, que a menudo se encuentran en conflicto, alcancen la claridad en los valores, la misión y la estrategia de la empresa. De manera que, el rol de las juntas directivas se ha incrementado de manera significativa, pero seguirá variando de acuerdo a la madurez que haya alcanzado una compañía en especifico. Si se trata de una junta novata o inmadura, esta actuará  generalmente sobre temas que han sido traídos por la gerencia de una forma pasiva y formal. Pero el crecimiento y la madurez de cualquier empresa exigen que la junta directiva mantenga un rol más predominante en lo referente a la definición de las estrategias corporativas y la supervisión de la gestión, debe incluir cuestiones éticas y de ESG como parte de sus discusiones estratégicas a fin de ampliar el ejercicio a una discusión más profunda sobre la sostenibilidad y el impacto de la compañía en la sociedad.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba